Abogando por la transparencia con las bandas desde 1994

Estimados/as Clientes.

Acorde a la ley 19/79, recogida en la Constitución Española (el fanzine autogestionado de culto más mítico a nivel estatal), os remitimos las cláusulas contractuales de vuestro acuerdo con Silencio! A efectos legales, este documento fabricado con papel timbrado del Estado,  goza de validez en toda la Unión Europea (sí, incluso en ese garito de mierda en el que acabas los sábados a las 6 de la mañana). Para cualquier duda o pregunta no duden en contactar con nuestro servicio jurídico aquí.

Desglosemos el contenido, punto por punto, en las siguientes cláusulas.

1. Derecho al trabajo retribuido.

Por la presente, y para que conste en nuestra junta anual de accionistas, se acuerda el pago mínimo de XXXXX euros en concepto de derechos de la SGAE, impuestos para la casilla de la Iglesia y compra – venta de estupefacientes, que se repartirán entre las bandas interesadas como les venga en gana.

A partir de la entrada vendida número XXXX (incluida), toda la indemnización pactada en diferido en forma  de simulación se repartirá a partes iguales entre las 3 bandas y la promotora.

2. Derecho a una vivienda digna.

Actualmente nuestras plazas hoteleras se encuentran al 100% de capacidad. Disponemos de un spa resort vacacional ideal para aquellos rockeros del Imserso que gusten de retirar pronto. También estamos haciendo gestiones para habilitar un maravilloso Youth Hostel para aquellos que qeran tomarse unos refrigerios en la noche compostelana y acabar la fiesta a horas más intempestivas.

3. Promoción de una alimentación sana y equilibrada.

Ya que vamos a encargar la cena en el Bulli, molaba decirle al Ferrán Adriá el número de vegetarianos, veganos e intolerancias que tenemos, para que nos diseñe un menú a base de espuma de zanahoria y lentejas napadas al aroma de cabrales.

4. Derecho a dar indemnizaciones en diferido a familiares y amigos

Este es un evento para la gente guapa. Habrá photocall en la entrada, alfombra roja, pinchitos  y toda la farándula de la ciudad (Paquirrín, Norma Duval y Marc Ostarcevic) se dejará ver por el sarao. Es por ello que, si quieren convidar a alguien en la lista VIP, ruego me informen, ya que, de repente, hasta  la gente del Ayuntamiento nos pide tickets gratis, así que no descartéis ver al Alcalde o al Presidente de la Xunta haciendo stage diving.

5. Protección y fomento de la autogestión juvenil.

¿Qué tal os parece la propuesta de que los menores de 23 paguen 4 o 5 euros anticipada? Así se pueden ahorrar esos 2/3 euros y, entre 3, pillarse unos petillas para el bolo

6. Principio jurídico de la gestión eficiente de los recursos propios.

Actualmente disponemos en stock de una gran cantidad de instrumentos musicales entre los que destacamos la Flauta Hohner (el modelo custom 9508), Triangulo Jinbao  y ukelele flying V (de Luthier). Aparte de ello, contamos con equipo completo de bajo, cabezal y pantalla de guitarra y cuerpo de batera (tenemos una palerilla, aunque podríamos encontrar algo mejor).

El evento comienza a las 21:00 horas. Se os comunicará mediante telegrama o Código Morse (por si lo interceptan los nazis) la hora a la que se realizará la prueba de sonido.
Atentamente, el Vice Lehendakari y fotocopiador oficial de Silencio!

 

Anuncios
Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Reflexiones Silenciosas. Ciclogénesis explosiva.

De los creadores del final de Doraemon (en el que nos contaban que Nobita estaba en coma toda la puta serie) y el de Campeones (en el que Oliver aparecía mutilado de piernas en el hospital), os traemos recién salida del horno, la crónica de los dos primeros bolos pertenecientes a la Ciclo-génesis explosiva presentada por Mojo y Silencio!, dos de las nuevas corporaciones del Ibex 35 del ruidismo compostelano (lo del Ibex 35 lo decimos más bien por el número de activos ilegales que movemos y los pufos acumulados).

¿Quiénes son Mojo? Veamos, hagamos un pequeño test científico basado en el infalible método hipotético deductivo (AKA test de la Cuore, otro de nuestros fanzines DIY favoritos).

– Oye escuíso, tikind el Kiarton?? Uff, estoy de baiona y un poco muñeco, no tendrás mellor un faso hecho por ahí?

Si no has entendido nada, una de dos, o eres ya un viejuno tela, o dejaste de consumir estupefacientes para creerte un tipo sano y equilibrado, de los que comen ensaladas de bolsa y van a la plaza de Abastos para sentirse ecosaludables y sostenibles, mientras las viellas de los puestos te dan el palazo de siglo por irte de modernillo enteradete (y se gastan tu panoja en As Cancelas apoyando el comercio local).

El panorama en Silencio! no es mucho más alentador, organización piramidal con sede jurídica en las Islas Caimán y participación en fructuosos negocios como la venta por catálogo de cosméticos ecológicos Avón y la impartición de novedosos cursos formativos (gestionados por la Junta de Andalucía) sobre juventud emprendedora y coworking.

Bueno, entre tanta gilipollez habrá que hablar algo de los bolos, digo yo, no? Primero, describiremos las vicisitudes del terreno. (Dios vaya manejo léxico, si Góngora levantara la cabeza, estaría mazo orgulloso!)

Un concierto en A reixa es como aquellos míticos sketeches donde 15 payasos iban entrando uno a uno en un 600. (No, definitivamente no nos referimos a cuando tú y tus 15 colegas os metéis en un coche o en una habitación de tres m2 para fumar unos calamardos y lograr ese ansiado efecto submarino, aunque el paralelismo entre los 15 payasos y nuestros 15 colegas me ha dado mucho que pensar…)

Cuando tienes la inmensa suerte de conseguir tu trozito de espacio, el resto del bolo se convierte en una partida de Risk, solo que esta vez tu objetivo no es conquistar Yarkust, Madagascar o pasarte toda la puta partida apalancado en Oceanía porculizando al personal, sino mantener esa línea de visión que tanto esfuerzo y sacrificio de generaciones familiares ha costado.

De esas movidas hippies sobre el respeto del espacio interpersonal, empatía por los que están detrás y no pueden ver, y dejar salir al baño (o a beber gintonics de papaya) a aquellos más necesitados, directamente, nos olvidamos.

¿Que coño ha pasado con aquellos valores que durante años el mítico profe Uxío (Palestina, Camiseta de Los Suaves y fuerte perfume “eau de cañamón”) te inculcó en Educación para la ciudadanía?

Bueno, pasemos a lo estrictamente musical. En primer lugar nos visitaban, directamente desde Ourense ciudad de vacaciones y con su álbum crujida bajo el sobaco, los chicos de Uppercut. Y la verdad es que si, crujieron bastante sus amplis, nuestros oidos y parte de la estructura de la viga maestra del rocoso garito.

Muy a loro para cuando salgan los míticos resúmenes con lo mejor del 2015 en nuestros websites de referencia del mundillo ‎avant-garde cultural y musical (La razón edición digital, el catálogo online del gadis y el yonkis.com) porque este bolo estará si o si en el top ten del año.

Para el segundo guateque, nos visitaban Los Grave Dolls desde Monteporreiro ciudad jardín, con su rolllito bling bling de los 70 y una actitud macarrónica que imponía más respeto que estar sobrio en La Tita a las 8 de la mañana, o estar esperando el Castromil en la estación de autobuses de Ferrol una tarde de invierno. Presentando su nuevo álbum The Rise of Verkami, y con una propuesta tan ultracurrada y bien ejecutada que esta mierda de crónica es poco más que un insulto.

Micrófono en mano recogimos las opiniones de algunos de los asistentes a los eventos, para muestra un botón (que alguien me explique de donde viene esta gilipollada del botón):

– Estaban de puta madre pero, no tienen ese rollito 32 bits con coma flotante que a mi tanto me cunde (porque Fugazi en su S/T autoproducido en 7” hacen apología del respeto de opiniones y la libertad de expresión, sino te estampaba el careto contra la pared del garito).

– Ostia, pero había un concierto en el bar? Estaba adentro y ni me enteré… (Normal, estuviste tirando fichas a la morena todo el bolo).

– O un lacónico; Yo vine engañado, me dijeron que íbamos a ver el Levante – Liverpool de la Copa Intertoto (Créeme, si pudiera me iba contigo a verlo)

– Normal que no hubiera peña, no hubo mucha promo… Joder, si hasta pusimos anuncios en la los cartones de leche (de soja tio, que estamos a la última!) y os estuvimos dando el coñazo un puto mes con nuestra mierda de evento, hasta a mi me daban ganas de lanzar el portátil por la fiestra cada vez que veía la invitación al rollo. De todas maneras… si quieres para la próxima, os mandamos un burofax (o si os va el rollo vintage, podemos usar palomas mensajeras y señales de humo!),

Estas reflexiones de mierda han sido realizadas por un friki pajillero de internet y fan del Crossfit (eso sí, con camiseta de Electric Wizard, eh?). Por favor, que nadie dramatice ni se sienta ofendido.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Entrevista a Rubén Artabe

…CATARATAS…
…EL MUNDO SE DIFUMINA…

…CATARATAS….
…PERDEMOS LA INTENSIDAD DE LOS COLORES…

…CATARATAS…
…EN NUESTRA VISIÓN NUBLADA O BORROSA…

…CATARATAS…
…HIPERSENSIBLE AL RESPLANDOR DE LA VERDAD…

…CATARATAS…..
…SE ABRE LA GRIETA…

Este es el poema con el que Rubén Artabe presenta su nueva aventura musical: “Cataratas: Sesiones en Río Records, 2015”.

El ferrolano emprende este nuevo proyecto con la idea de grabar una canción al mes a lo largo de 2015 y publicarlas en las plataformas digitales y en su propia página web. De momento, ya están disponibles, tanto para escuchar como para descargar, “Mentira e Ilusión” y “Chica de Agua”, correspondientes a los meses de enero y febrero.

Puntualiza que este es un proyecto paralelo y de transición con respecto al primer disco “Canciones de Pan”, editado en 2014. A lo largo de este año, Pan aun seguirá haciendo de las suyas en sus conciertos y nos dará alguna sorpresa hasta que llegue el segundo disco en formato físico, en 2016. Rubén anuncia, además, que también está trabajando en una obra muy especial, con Pan como hilo conductor, en la que se mezclarán diversas disciplinas como poesía, música, pintura y danza.
Todo esto y más nos lo contó en la entrevista que puedes leer a continuación.

Polvo Estelar-19

Pregunta – Hola Rubén, es un placer saludarte. ¿Qué nos puedes contar de este nuevo proyecto que te traes entre manos?, ¿En qué consiste?

Rubén – Con este nuevo proyecto me he comprometido conmigo mismo y con mi público a sacar una canción por cada mes del año 2015. No habrá formato físico, estarán colgadas en las plataformas digitales y cualquiera podrá descargarse libremente las canciones. No soy el primero en hacer esto; ya lo han hecho más bandas desde hace tiempo. Lo único que voy pidiendo es que se comparta y extienda lo máximo posible.

¿Cómo te embarcas en el proyecto?, ¿Que te lleva a volcarte en él frente a fórmulas más convencionales como la edición de un nuevo álbum por ejemplo?

Rubén – La idea me surgió a finales del verano pasado. En un principio tenía pensado grabar un nuevo álbum con un nuevo concepto detrás. Estaba incluso ideando los diseños, buscando los músicos adecuados, etc. Pero, finalmente, todo dio un vuelco. Tanto por razones económicas, como para dar salida a muchas canciones sueltas que tenía en la recámara y muchas otras nuevas que comenzaban a salir, canciones en principio sin conexión entre sí, dejé apartado ese álbum, y comencé a grabar demos para este nuevo cometido. Busqué varios estudios para grabar y, finalmente, me decidí por Río Records, unos estudios fantásticos que quedan en el barrio donde nací y donde sigo viviendo actualmente, cerca del Inferniño, en Ferrol. Muchas veces me ocurre que escojo lugares por los nombres que tienen. En este caso “río” me sugirió muchas cosas relacionadas con mis canciones. Y así todo el puzzle empezó a encajar. Estoy muy contento grabando en Río Records, con Danny Abeledo y Melo García a los mandos. Los tres nos sentimos muy cómodos y eso es importante.

¿Difiere mucho el proceso de creación frente al de un álbum convencional?

Rubén – El proceso de creación de este proyecto es el mismo que para un álbum convencional. Compones canciones, escribes letras, grabas las demos, buscas colaboraciones si es el caso y grabas en el estudio. Además, aunque en principio son canciones inconexas, como dije anteriormente, finalmente giran en torno a unas ideas comunes en referencia al título y la portada: el concepto de percepción, no ver la realidad tal y como es, qué es verdad y qué no lo es, la apariencia y la esencia, lo que cambia y lo que permanece. Además del concepto de expulsión o desahogo que sugieren unas cataratas de agua. En relación a esa necesidad de vomitar estas canciones mes a mes.
Lo que me aporta personalmente este método es que puedo ir al estudio una o varias veces al mes y eso me da mucha satisfacción, me lo paso genial, estoy en mi salsa, grabando, experimentando, rodeado de instrumentos y cachivaches.

RA4

¿Cuál es la principal diferencia entre estos temas (los dos primeros que has creado) y los de tu primer álbum?

Rubén – Estas nuevas canciones son más urbanas que las de “Canciones de Pan”. Se nota que están grabadas en la ciudad. Cargan con más furia, con más cemento, con más ruido, aún manteniéndose en el formato de canción de autor, están interpretadas con una actitud más rockera. Las canciones de Pan fueron grabadas en medio de la naturaleza, en los montes de Lugo. Y eso les aportó esa calma, esa paz, ese toque idílico, que le quedó genial al concepto que quise desarrollar. Pero las cataratas hacen que ese paisaje se difumine, que explote. Esa es la diferencia, creo.

¿Cómo coordinas este nuevo proyecto con la difusión de “Canciones de pan”?

Rubén – Digo que es un proyecto paralelo puesto que sigo ofreciendo conciertos en base a las canciones de Pan y presentándolas en lugares donde aun no había tenido la oportunidad de presentarlas. Además, estoy gestionando una obra junto con un poeta, una bailarina y un pintor, que girará en torno a la figura mitológica de Pan y a la capacidad creativa del ser humano como herramienta para la transformación individual y social. Aún no puedo adelantar más datos, pero será muy especial y pondrá el punto final a esta odisea con Pan.

Trabajas ya en un segundo disco, ¿Para cuando estará listo?

Rubén – Sí, estoy trabajando también en mi segundo disco. Las canciones ya las tengo desde hace tiempo. Estoy matizándolas y buscando músicos. Será para el año 2016 y será un caja llena de sorpresas.

¿Cuándo podremos verte en directo, próximamente?

Rubén – Este marzo voy a seguir girando por toda Galicia; aquí os dejo mis próximas fechas:

Viernes 6: Café Tío Ovidio, Coruña, 22:00hs

Jueves 12: Fesival Santiautor, Compostela, 20:00hs

Viernes 13: Manchita Cosa, Ferrol, 23:00hs

Viernes 20: Cova Dos Ratos, Vigo, 21:00hs

Sábado 21: Rañolas Cafe, Gondomar, 22:00hs

Domingo 22: Casa Colorida, Nigrán, 13:00hs

Sábado 28: Taberna Enxebre Eicho De Dar Queridiña, Pontecaldelas.

Muchas gracias por tu tiempo y ¡Suerte con los conciertos y estos fantásticos proyectos!

Rubén – Gracias por la atención !!!
Salud!!!

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Reflexiones Silenciosas. ¡Mira, una jirafa!……¡Mira, un gilipollas!

Hay experiencias vitales que te marcan y que, inexorablemente, modelan lo que eres hoy: la muerte de una persona allegada, el primer amor no correspondido, que tu madre te cache estimulándote sexualmente, entender una peli de Ingmar Bergman,… Sin embargo, todo esto quedó aquel miércoles 18 de febrero de 2015, en un segundo plano, ya que iba a poder enfrentarme a una de las situaciones más intensas y enriquecedoras de mi vida: tomarme un café en el acogedor Gambrinus de la zona nueva de Santiago mientras hablaba de hórreos con Zan Hofmann.

Horas más tarde, en un conocido antro de cuyo nombre no “debo” acordarme (por motivos de posibles multas), Joao Tomba calentaba la gélida noche compostelana. Directamente desde Vigo (Portugal), este todo terreno del puto Rock and Roll se plantó en el escenario acompañado únicamente de su guitarra custom y su inseparable orquesta TDK para darnos un show impecable. Echaros un vistazo a la entrevista que le hicimos en Silencio! y a su historia, porque es tan psicodélica que podría ser un guión de David Lynch, y ese giro peliculero con San Pedro de por medio está a la altura de las mejores escenas del celuloide, junto con este diálogo del aclamado film de culto “Este chico es un demonio”.

Si la historia de Joao es digna de ser llevada al cine por un director de la talla Scorsese, lo de Zan ya es de documental de ficción, al más puro estilo “Twister” (drama introspectivo de autor donde unos notas van como gilipollas persiguiendo tornados), Zan viene desde Kentucky Fried Chiken cazando hórreos y conduciendo su viejo Cadillac destartalado por las estradas galegas para llevar su show hasta el último puto rincón de la geografía de nuestro País. Ahora mismo es uno de los personajes más buscados por la Benemérita, ya que se le acusa de haber causado numerosos trastornos mentales en la juventud galega con su música psicodélica y su adicción compulsiva a los hórreos. Los cargos que se le imputan a su compañero de correrías Joao son, si cabe, más graves, puesto que enganchó al rock a numerosos jóvenes de los barrios vigueses más castigados por la reconversión naval. Puede que ellos ni si quiera se acerquen a sospecharlo, pero en Compostela se ha constituido una Asociación de Padres y Madres con hijos afectados por la música psicodélica de Zan (¿Será su presidenta la misma que la de Santiago sin Ruido?).

Es curioso, porque, a pesar de todo lo que se cuece institucionalmente, y de la época difícil con la que nos ha tocado lidiar (o quizá precisamente por ello), la ciudad sigue gozando de un interesantísimo panorama musical, con multitud de propuestas sugerentes, bandas de todo tipo que vienen a tocar a los pocos espacios que sobreviven, y la incorporación de una nueva escena musical que empieza a tomar un relevo generacional. Queremos agradecer a toda la gente que se acercó al Cachán y nos ayudó de una u otra manera a sacar el bolo adelante.

No podemos (ni debemos) mirar para otro lado. Santiaguiño está mutando, pasando de un modelo de ciudad que ostentaba el record de mayor numero de supermercados, copisterías y camellos en pisos francos por m2, a un modelo de ciudad sostenible y cosmopolita, con tiendas Cash Converter y Compro Oro, venta de cigarrillos electrónicos, pizza al corte, hamburguesas gourmet de 10 pavos y latas de conservas con etiquetas mazo cool (los camellos en pisos francos continúan). Sin embargo, una investigación científica llevada a cabo por la International Conxo Bussiness School, afirma que la burbuja concertística está a punto de estallar.

Haciendo un símil con la industria turística, tenemos bolos low cost (los que monta tu primo punki), músicos dados de alta en la seguridad social, salas con ropero y azafatas, té con pastas o pinchitos y bandas del estilo de Sobredosis de Mistol, El Falo de Vigo y El oso Yonqui….rollito snob y cultureta con chupa de pana de votante del PSOE.

Tenemos bolos en primera línea de playa (o nueva moda de hacer conciertos en sitios vintage), tanto te ponen un bolo a las 7 de la mañana el 1 de enero a Pedrafita, como te traen a una cantautora checa a la puerta del Mercadona, o te ponen una matinee hardcore en la Rúa Escultor Asorey para poder hacer stage diving en condiciones. Y ya si vas a Portugal (Europa), lo de los bolos vintage en sitios raros se convierte en algo así como la búsqueda del tesoro, buscando con tu GPS de mierda la localizaçao de aquella hermosa y recóndita aldea lusa.

Por último, también hay concis para aquellos ultracosmopolitas, de esos a los que les gusta experimentar a full las vibes de la city (los mismos que acaban desplumados en cualquier barrio underground de Polonia o con un riñón menos en cualquier suburbio de nueva Delhi). Ellos son los que quieren exprimirle lo máximo al bolo y se plantan en primera fila hasta que… zas!, aparece la figura universal del mítico heavy gordo cabrón sin camiseta (ese que no te deja ver y te mete sus greñas en la boca). Es la ostia, porque ese espécimen es jodidamente omnipresente y está en todos los conciertos de todas las vilas y ciudades del mundo. Además, es muy probable que en algún momento del concierto se ponga a hacer su característico pogo arrítmico y te meta un ostión que te mande cerca de la frontera de Ucrania.

No solo gozamos de unas propuestas musicales la ostia de chulas, sino que además, Santiago es el país (si, habéis leído bien cabrones, ¡País! ¡Doutor Teixero Askatuta!) de la Eurozona con más músicos de blues por m2: la Almaciga Gipsy Blues Band, Bluescando Gramal Experience (Banda residente del Ruta), Riazor Blues Band,… Me recuerda a la época dorada que vivimos en los 80 con los rude boy de Vite ciudad de vacaciones y los ya míticos splits de Skatergories, Skalextric y los Skalopines de Ternera (buenos tiempos aquellos).

Estas reflexiones de mierda han sido realizadas por un friki pajillero de internet y fan del crochet (eso sí, con camiseta de los primeros Bad Brains, eh?). Por favor, que nadie dramatice ni se sienta ofendido.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Entrevista a Zan Hoffman

Zan Hoffman es un predicador musical, un profeta que, cual líder mesiánico, va llenando de esperanza a las almas perdidas y ovejas descarriadas que acuden a sus conciertos en busca de salvación, y ofrece el secreto de la eterna decrepitud a todos los demás.

Zan es, además, el mejor crooner del panorama actual y viene directo de Kentucky a Galicia, once again, en vuelo cuasi directo (parando solamente en farmacias y gasolineras) sin motor y sin piloto.

Los que han vivido la experiencia de verlo en concierto, afirman que hay un antes y un después en sus vidas y es que, de hecho, asistir a uno de sus directos está recomendado como una de las “1001 cosas que hacer antes de morir”. Ahora tienes esa oportunidad el 18 de febrero en el Cachán de Santiago y, por si fuera poco, junto al resucitado Joao Tomba.

zh3

Pregunta – Buenas tardes Zan, ¿o debería llamarte Xan? Lo cierto es que, tras tus innumerables incursiones a tierras gallegas y tu amor incondicional por los hórreos y demás parafernalia galaica, hay voces que reivindican que seas nombrado hijo predilecto de este país, junto a ilustres figuras como Castelao, Rosalía de Castro y Conde Roa. ¿De dónde te viene esa pasión tan profunda por todo lo gallego y, en especial, por su característico monumento arquitectónico (los hórreos)?

Zan Hoffman – Mi profundo afecto por los gallegos y su terra galega mística me permite excavar en lo profundo de su cultura, para escribir canciones y letras que alcanzan sorprendentes abismos de la comprensión, y después sacudiros con canciones que golpean acordes que cualquier extranjero nunca podría tocar.

Zan, vienes desde Kentucky, cruzando el océano, para presentarnos otra vuelta de tuerca de tu proyecto “Bodycocktail” ¿Cómo describirías tu nuevo ruido, usando las palabras pulpo, pimientos de Padrón, hórreo, muiñeira y Punk, para que a un joven de Noia como yo, desempleado, y fan de los Ramones, lo entienda y se anime a venir a escucharte?

Zan Hoffman – Traigo un poquito de mi amor al púbico galego. Como artista, es muy importante tener buen rollo con el público y creo que la conexión con los fans rock gallegos empieza desde el primer momento de mi show. Me di cuenta de la conexión mágica con los galegos en mi primer concierto en la “Casa das Atochas”, en Coruña. Y desde ese momento nos hemos convertido en amigos del alma, mis gallegos, porque además el Bodycocktail mejora a cada momento de nuestra relación.

En este tour galaico, al igual que en otros que has hecho en el pasado, has compartido escenario con bandas y propuestas musicales muy dispares. ¿Qué te has llevado a Kentucky de la música gallega con la que te has ido topando a lo largo de los años? ¿Ha influido de alguna manera en tu propia música? ¿Y cuánto de Kentucky hay en tus canciones?

Zan Hoffman – Me gusta muchísimo la escena musical gallega y me recuerda filosóficamente hablando a la mentalidad de los músicos en mi ciudad, Louisville. Nos encanta crear música. Nos encanta el lugar donde vivimos. Está claro que si quisiéramos ser famosos nos mudaríamos a una gran ciudad, pero ¿Por qué dejar un lugar que amas?. Ahí está un acercamiento sincero que ambos compartimos al crear música. Todas mis bandas españolas favoritas son gallegas: Diadermin, Visceral Eyes, Los Televisores, etc. Girar con bandas gallegas es muy especial, pues me permite escuchar nueva música y tocar en nuevos lugares para diferentes públicos que pronto se convertirán en Bodycocktail fans. Creo mi música de una forma muy intuitiva, por lo que siempre estoy abierto a las influencias que me rodean. Por esto no es de extrañar que algunos temas reflejan mi experiencia en Kentucky y otros mi “Galician way of life”.

10409135_10152959693434048_7769483760827281509_n

Sabemos que, además de Bodycocktail, estás involucrado en otros proyectos musicales y artísticos. ¿Podrías contarnos un poco cuáles son y en qué consisten?

Zan Hoffman – Comencé con mi propio sello en 1984 para distribuir mis grabaciones originales alrededor del mundo. Pronto empecé una exploración sin fin de grabaciones caseras con colaboraciones de mis colegas internacionales. A lo largo de los 27 años en los que llevé el sello, creé unas 1123 ediciones con una amplia variedad de proyectos. Tres de ellos produjeron unos 100 lanzamientos. Acabo de llegar a Galicia después de tocar en el “Aarhus International Supernoise Festival”, en Dinamarca, con varios conciertos muy diferentes de mis proyectos Zanoisect y Zanstone. Zanoisect est. 1985 es un proyecto experimental orientado clásicamente, centrado en llevar mi conocimiento después de tocar muchos años el violín en orquestas fuera de las restricciones de la instrumentación clásica, para abrazar los elementos sónicos de ruidos y sonidos de la mano de musicalidades y voces. Zanstones est. 1983 es mi proyecto más antigüo dedicado a la exploración sónica. Cada concierto de este proyecto lo he creado y compuesto empleando audio creado en la ciudad del show, el mismo día. Todo creado a través de “materias primas” del mismo día del concierto. Hay otras docenas o más de proyectos de mi sello ZH27, con 15 o 30 lanzamientos cada uno… todos con un determinado enfoque o tema, casi todos celebrando el ser los Másters del Arte Descortés.

En esta ocasión, en Santiago, vas a volver a compartir escenario con tu amigo Joao Tomba. ¿Qué nos puedes decir de él? ¿Por qué la gente no debería perderse su concierto?

Zan Hoffman – Joao Tomba y yo compartimos un gran amor por ser artistas, porque amamos lo que hacemos y se nota en cada concierto. Si quisiéramos ser ricos, seríamos contables, pero es nuestro amor por compartir nuestro entusiasmo musical lo que nos lleva a adentrarnos en los bares, pubs, casas okupas y salas alternativas. Siempre puedes ver 1000 bandas pasando por la movida, pero confiamos en que reconoceréis que adoramos el compartir nuestras hilarantes alegrías musicales con todos vosotros.

Ha sido un placer, Zan. Te agradecemos la gentileza de atendernos y te vemos, muy pronto, atacando Compostela con tu música. Queremos recompensar tu adoración por nuestra tierra haciendo un crowdfunding para recaudar dinero y poder construirte y mandarte un hórreo a tu Kentucky natal.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Entrevista a Joao Tomba

Joao Tomba fue una joven promesa del Rock and Roll que perdió la vida en una carrera ilegal de coches, frente a las dunas de la playa de Samil, a finales de los años 50. Se truncaba, así, la prometedora trayectoria musical de este vigués, que se fue al otro barrio sin el reconocimiento merecido.

Muchos años después, en 2013, un grupo de jóvenes se reunieron a escuchar unas antiguas cintas de Alan Vega, Suicide y Camarón de la Isla, en el mismo lugar donde Joao perdió la vida décadas antes. Casualidad o destino, el caso es que esa actividad inusitada, tomó cariz de invocación y el rockero, que escuchó la llamada desde el Paraíso, tomó la decisión de volver a la Tierra, previo soborno a San Pedro para poder comprar su regreso al mundo de los vivos.

joao

Pregunta – Es un honor saludarle, señor Tomba. No todos los días tiene uno el placer de conversar con un muerto, al menos sin ser el que se encuentra frente al espejo en los baños del Maycar o de la Tita. La primera pregunta es casi obligada: ¿A qué se debe su regreso tras más de 50 años compartiendo batallitas y gintonics con Buddy Holly y Ritchie Valenzuela?

Joao Tomba – Mi regreso al mundo de los vivos se debe a una misión divina que por el momento no llevaré a cabo. Se trata de ocupar el cuerpo de un joven descarriado para tratar de redirigir su vida hasta que esta vaya por la senda designada por el señor. Hasta que no realice esta tarea no volveré al cielo y como estoy disfrutando muchísimo con esta segunda oportunidad me voy a quedar una temporadita entre vosotros.

Su vuelta a la vida no ha podido ser corpórea y ha tenido que poseer un cuerpo, a través del cual poder llevar a cabo sus shows. En su caso se ha decantado por el de Indy Tumbita, reconocido y polifacético músico gallego (Thee Tumbitas; Pedrito Diablo y los Cadáveras; Los Villanos de Boraville; Los Duques de Monterrey; etc.). ¿No había nadie mejor (o peor)? ¿Por qué exactamente él? ¿Encontró acaso ciertas conexiones con este artista?

Joao Tomba – De la elección del muchacho yo no he tenido nada que ver. Ha sido casualidad. Cuando me vi dentro de él sobre un escenario no pude resistirme y le obligué a cantar mis viejas canciones. Al principio fue una sensación extraña, tanto para él como para mi, pero ya nos vamos acostumbrando a convivir dentro de un mismo cuerpo. Indy es un brillante músico de muy buen ver así que estoy encantado.

Las letras de sus canciones suelen ser, como usted mismo dice, historias de amor desgarradas con finales trágicos y atormentados, y siempre con un tono nostálgico y lleno de localismos vigueses. ¿Hay que atenerse, en su caso, al tópico de que “cualquier tiempo pasado fue mejor” o también hay cosas de este mundo moderno con el que se ha encontrado, que le atraigan y le fascinen?

Joao Tomba – Desde que abandoné el mundo de los vivos, allá por el año 59, han pasado muchísimas cosas: The Beatles, Sex Pistols, Kraftwerk, Alan Vega, Burning, el Beta y el VHS, los walkman, los discman, el mp3, Maradona, Chimo Bayo… el modo de relacionarse la juventud es totalmente diferente, y mi ciudad, Vigo, no se parece en nada a como la dejé. Por el momento estoy familiarizándome con el radiocassette y trato de comprender a las gentes de este siglo XXI aunque no sin dificultad, lo cual se refleja en mis letras.

joao-tomba-2013

En los 50 contaba con una big-band que le acompañaba en los directos. Ellos no han podido resucitar, pero en sus conciertos sí que se escucha toda una banda a su servicio. Ante esto hay diversas teorías; la que más nos fascina es la que dice que son amigos que conoció en el empíreo, de la talla de Elvis; Buddy Miles; o hasta el recientemente malogrado Bobby Keys. Probablemente haya un pacto entre muertos que le impide verificar o desmentir nombres, pero quizá sí nos pueda contar algo sobre esa banda, como si se trata de algo que tiene que ver con el misticismo o es algo más terrenal.

Joao Tomba – La orquesta que me acompaña en este Siglo XXI se llama La Orchestra TDK Chrome, nombre que hace referencia al formato en el que están comprimidos (nada que ver con mis compañeros en los 50). Los músicos que la forman bien podían haber tocado con cualquiera de los músicos que mencionas pero nada más lejos de la realidad. Lo más lejos que han llegado es a tocar junto a mi y comprimidos en cassette. De todos modos les estaré eternamente agradecido y siempre les dedico unas palabras de cariño en todos mis shows. Eso sí, del tema royalties mejor que hablen con Dios que aquí abajo la cosa está muy apretada.

El próximo miércoles 18 de febrero podremos verlo de nuevo sobre los escenarios en el Cachán, de Santiago, junto a Zan Hoffman, con quien ya ha compartido cartel en alguna que otra ocasión. ¿Qué nos puede decir del bueno de Zan y por qué la gente no debería perderse tampoco su concierto?

Joao Tomba – Zan es un artista con mayúsculas, apasionado por nuestra tierra. Desde que lo vi actuar en el festival Brincadeira del año pasado me quedé enamorado de su show casi tanto como él de Galicia. Se trata de un concierto muy divertido que te atrapa desde el minuto uno sin dejarte respirar, que te retuerce hasta la extenuación. Si te gustan cosas como The Residents, Tom Waits, Snakefinger, Minny Pops o Nasmak no deberías perdértelo.

Ha sido un placer, señor Tomba. Le agradecemos la gentileza de atendernos y le vemos, muy pronto, atacando Compostela con su música para alegres corazones solitarios.

Joao Tomba – Muchísimas gracias a vosotros y recordar que paso lista.
Bicos, Rock y peligro para todos.

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario

Reflexiones Silenciosas. Noche de rock en Compostela.

Noche de rock en Compostela.

Una noche de esas que, desgraciadamente, empiezan a escasear en nuestra ciudad. Mientras en las ciudades vecinas surgen iniciativas que hacen que los conciertos fluyan con regularidad, promocionando bandas y creando afición entre la gente más joven, Santiaguiño, que hace años vivió sobredimensionada de estudiantes, fotocopiadoras, 24 horas con bocatas de microondas y actividades culturales que no entendían ni los que las exponían, hoy no deja de ser lo que siempre fue, una ciudad de 90.000 habitantes (en la que a veces llueve). Es por ello muy de agradecer a la gente que, contra viento, marea y Concello, está intentando dinamizar la actividad musical que se viene llevando a cabo por aquí: Work on Sunday, Sintonizando, Desconcierto, Borriquita de Belem, Embora, A Reixa… A todos: público, músicos, promotoras y locales, mil gracias.

Pero bueno, dejemos a un lado los sentimentalismos y pongámonos en faena. Para un gordolfo reconocido como yo, ir a un concierto de los Cró! es algo así como jalarse una tableta de chocolate Nestlé, de las old school, nada de mierdas vintage de Dolca y sucedáneos. La tableta roja es un clásico a precio razonable y con un sabor óptimo; vamos, una apuesta segura para cuando te entra el hambre química. Sin embargo a veces te quedas con la sensación de que te hubiera cundido más una tableta del Milka, desas con tropecientos chocolates, cookies y la puta vaquita morada… Eso es lo que me pasaba a mí con Cró!, hasta el bolo del otro día.

Yo, que soy un chico underground de los que sólo escuchan splits, cassettes y vinilos con influencia de los primeros Husker Dü, leí una vez en un fanzine DIY (vale, en realidad era una heavy rock de los 90, pero así queda más true) una historia que me hizo recapacitar. Un chico de mi tribu social alternativa (de los que lucimos camiseta de Fugazi manufacturada por una niña de Bangladesh a 1 dólar el mes de trabajo) movía el esqueleto en un garito al son de un riff ultra gordo. El puto rock and roll corría por sus venas: birra en alto, chupa de Turbonegro al hombro y titis all around, yeah baby, ¡partiendo la pana! Así hasta que comienza la voz del tema y…¡horror! la cantante de Dover (el tema se llamaba DJ). Ya era inevitable, el Tribunal Superior del hardcore se reuniría de urgencia para dictar sentencia y, a no ser que nuestro colegui tuviera a los abogados de O.J Simpson, sería declarado culpable por apología del Indie Pop.

¿Hubiera ocurrido lo mismo si el riff viniera de los Sonic Youth o su puta madre autoeditada en 7 pulgadas? Imagino que no, pero la duda que viene con esta anécdota (sí, me he ido un poco por los cerros de Úbeda), es si yo tendría algún tipo de prejuicio o complejo a la hora de escuchar a Cró!

Para responder a esta pregunta, he de remontarme a mis épocas juveniles: trece años, actitud, rebeldía a raudales e imperdibles en mi ropa “anarkista” marca Green Coast del corte Inglés. Durante esos años vivía inmerso en la vorágine del Punk londinense de los Sex Pistols (y eso que nunca había salido de Guitiriz). Recuerdo, a pesar de mi consumo abusivo de Donettes y Radikal Fruit Company, que uno de sus miembros lucía orgulloso una camiseta de Pink Floyd a la que le había añadido un “I Hate” encima. Ese pequeño gesto escondía toda una declaración de principios de la clase obrera y la música punk contra los hippies comeflores de clase media que estudiaban historia del arte (¡ostias, la carrera que estudié!) y hacían música “elitista para bohemios”.

Aquel planteamiento tan punkarra del batera de los Pistols quedaba muy lejos de mis reflexiones ácratas de juventud, las cuales se limitaban más a teorizaciones profundas del tipo “Anarquía, Cerveza fría y Libertad para María” (Bakunin y Troski estarían mazo de orgullosos). Sin embargo, ahora, con mi recién estrenada madurez treintañera (si, voy a correr todas las mañanas a la Alameda), empiezo a pensar si mi mente estuvo haciendo un paralelismo entre Cró! y Pink Floyd o peor aún… ¿Habría un trauma en mi subconsciente que me impedía disfrutar de los Pink Floyd olívicos?

Otra duda que me aterraba (aparte de por qué coño acabé hablando de Dover y Cró! en el mismo párrafo) era la siguiente: aun siendo un tipo culto que lee a Dostoyevsky y que va al Dia% con carrito de compra de estampado floral eco-friendly, ¿Sería posible que no fuera lo suficientemente profundo e inteligente para disfrutar de una propuesta tan sesuda?

Otra tema digno de mención: ¿Cuántos conciertos ha dado Cró! en Vigo? No sé si ellos mismos llevarán la cuenta, pero supongo que para la chavalada de la ciudad es un evento similar a lo que significaba para nuestros antepasados ir a misa. Puede que muchos de vosotros tuvierais unos padres hippies de la ostia a los que le robabais la hierba, pero los míos eran de lo más clasicotes. Con esto quiero decir que un concierto de Cró! en Vigo es una ocasión cojonuda para ver a los amigos, charlar de efectos chorus, overdrives y compresores con los que afirmas que tu sonido (de mierda) alcanza texturas y matices brutales. También puedes comentar con tus compis el nuevo EP autoproducido de un grupo de Bielorusia que hace Folk Industrial y, por qué no, hablar del tiempo, amores y desamores y, por supuesto, de la puta crisis (mientras, irónicamente, te pules los 426 euros del subsidio en bolos alternativos y birras). Salas, festivales, bares de mejor y peor reputación,… Se rumorea que Abel Caballero ha propuesto una cláusula para que un garito no quede inaugurado oficialmente hasta que Cró! no toquen en él. Sin embargo, ¿goza la propuesta de estos musicazos del reconocimiento que se merecen? ¿Son profetas en su propia tierra?

Este viernes en Santiago, por primera vez, todo el ladrillo que he soltado antes pasó a un segundo plano. Probablemente unos diez años después del primer concierto que vi de esta gente, teniendo ellos ya multitud de bolos, discos, y muchos kilómetros a sus espaldas (y kilogramos en sus barrigas), por fin pude disfrutar sin ataduras y con desenfreno de un bolazo y un grupo tan grande como injustamente valorado.

Estas reflexiones de mierda han sido realizadas por un friki pajillero de internet y fan del bricolaje (eso sí, con camiseta de Neurosis, eh?). Por favor, que nadie dramatice ni se sienta ofendido.

Publicado en Sin categoría | 2 comentarios